jueves, 4 de diciembre de 2008

Eres especial

Hace unos días puse este mensaje como entrada en mi blog, creo que también es una forma de decir "BASTA" con el aliciente que tienen las palabras que llegan a enriquecer el alma. Os lo dedico a todas vosotras por ser tan valientes.






Muchas veces tenemos miedo. Miedo de lo que podríamos no ser capaces de hacer. Miedo de lo que podrían pensar si lo intentamos. Dejamos que nuestros temores se apoderen de nuestras esperanzas. Decimos que no, cuando queremos decir que sí. Nos callamos cuando queremos gritar y gritamos cuando deberíamos cerrar la boca.
¿Por qué? Después de todo sólo vivimos una vez. No hay tiempo de tener miedo. Haz algo que nunca hiciste. Atrévete. Olvídate que te están mirando. Intenta la jugada imposible. Corre el riesgo. No te preocupes por ser aceptado. No te conformes con ser uno más. Nadie te ata. Nadie te obliga. Sé tú mismo. No tienes nada que perder y todo por ganar. Muchas veces creemos en el destino. Oramos, esperamos que las cosas pasen y nos olvidamos de lo más importante. ¡Creer en nosotros mismos! Nos conformamos en vez de arriesgarnos, sin pensar que cada día que pasa nunca volverá. Nada está escrito. Nada está hecho, ni siquiera lo imposible. Todo depende de nuestra voluntad, de esa fuerza que nos sale de adentro. De decir “sí puedo” a cada desafío. Tenemos el poder, cuando estamos decididos, cuando estamos convencidos, cuando de verdad queremos algo, no hay obstáculo capaz de imponerse. Si queremos, podemos llegar alto, hacer lo que sea. Sólo hay que proponérselo. Sólo falta tu decisión. Recuerda siempre que: Tu presencia es un regalo para el mundo. Eres una persona única en un millón. Tu vida puede ser como tú quieres que sea. Vive cada día con intensidad. Cuenta tus alegrías, no tus desdichas. Lucha contra la adversidad que se te presente. Dentro de ti hay infinitas respuestas. Comprende, ten coraje, sé fuerte. No te impongas límites. Hay muchos sueños que esperan ser realizados por ti. No hay nada tan desgastante como las preocupaciones. Mientras más carguemos con un problema, más pesado se hace. No te tomes las cosas con tanta seriedad. Vive una vida de serenidad, no de lamentos. No dejes las decisiones importantes al azar. Transforma lo cotidiano en extraordinario.
Ten salud, esperanza y felicidad. Jamás olvides, ni siquiera por un día… cuan especial eres.

13 comentarios:

La aspirante dijo...

Parece que lo hubieras escrito para mí... me encanta. Pero es que el miedo me ata y el silencio se apodera de mí y no me salen las palabras...

En fin, delirios de la madrugada. Besos

Lúa dijo...

muchos besos!!!!

Mar dijo...

Esta escrito para ti, y para todas aquellas personas que lo necesiten, se fuerte, TU PUEDES.

Besitossssssss

Aniña dijo...

todas ellas son especiales

Natacha dijo...

Mar, vine a visitarte.
Te diré que todos sabemos que el "otro" es especial, el problema es que cuando se trata de nosotros mismos la cosa cambia... el miedo el libre y a veces, hace estragos.
Yo, tengo días...
Un beso, cielo.
Natacha.

Mar dijo...

Gracias Natacha!!

Por eso que decimos que el otro es especial es por lo que he puesto este post aqui, solo es cuestión de vernos a nosotras mismas ESPECIALES.

Tod@s tenemos dias...

Esos dias es cuando debemos recordar lo especial que somos.

Aniña, Natacha besitos guapas.

Yedra y Yago dijo...

Nos regalas palabras de aliento que animan a cualquiera!
Gracias
Yedra

darkmanburt dijo...

Nunca, nunca debeis de olvidar y repetir que sois especiales.Animo.

Saludos

menta fresca dijo...

hay una cosa con la que no puedo cargar y que no puedo cambiar, la salud y como la falta de ésta me oprime y limita, intento salir a flote, dia a dia, yo sola pero cada vez cuesta más y más...

Lilium - Lilith dijo...

Es sinceramente precioso.
Gracias por este, tu regalo de esperanza y vida.

Un beso enorme!

Emiliano Orlando dijo...

A veces la genialidad está en vivir gracias a esos miedos.

Orlando.

Markesa Merteuil dijo...

Es curiosa la ingente cantidad de veces en las que actuamos en función de las imposiciones sociales, para no disentir, para no discordar, pese a que sabemos de lo absurdo de las premisas que la corrección social defiende. Nos negamos a avanzar, tal vez, por una autoestima lesionada a golpes de humillación. Confundimos humillar con educar y cerceramos creatividades hasta el punto de cualificarlas como locuras... Y la autoestima finalmente se desmorona y convertimos el ingenio en un muerto en vida, que doblega las orejas ante las imposiciones sociales.

Raiandoelsol dijo...

Hola Mar. Muy sabias palabras, dificil muchas veces de conseguir las cosas que dices en este gran post, pero nada es imposible, y si es cierto que lo que uno se propone lo puede conseguir.

Te dejo un saludo cordial y mis mejores deseos.