domingo, 25 de junio de 2017

EPIDEMIA: VIOLENCIA DE GÉNERO




El signo mas dramático de la desigualdad entre mujeres y hombres, es sin duda la violencia  contra las mujeres.

Una de cada tres mujeres sigue sufriendo violencia física o sexual en el mundo.
La violencia contra las mujeres vulnera los  Derechos básicos de todos los seres humanos.

Artículo 3. Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.
Artículo 5. Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
Artículo 16.3. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado.

La violencia contra las mujeres se mantiene y se refuerza a través de los siglos, es un fenómeno con raíces culturales profundas, que se basan en una estructura de poder, que está en manos de los varones y en la desvalorización y sumisión de las mujeres.

Los datos nos indican que este tipo de violencia se produce cada vez en parejas más jóvenes, alertándonos sobre el hecho de que la mayoría de las relaciones violentas se gestan durante el noviazgo.

Tenemos la obligación de sensibilizar a las jóvenes, y a la población escolar sobre la importancia de algunos comportamientos  de discriminación   que han normalizado dentro de su vida.
Así mismo debemos sensibilizar a los jóvenes , y hacerles ver  su comportamiento violento y agresivo.
Existen muchos mitos que debemos desmitificar,  que alimentan la tolerancia social del maltrato.

Hablemos de alguno de ellos:

“A las mujeres maltratadas les gusta el maltrato o son tontas o algo conseguirán a cambio; si no se marcharían de casa o se separarían de su pareja de inmediato”.

Esto no es cierto, a nadie le gusta que le maltraten, muchas mujeres no pueden irse porque carecen de medios económicos, se sienten amenazadas y tienen miedo, y su autoestima es muy baja. El miedo las paraliza.

“Los maltratadores suelen ser personas que están mal de la cabeza y/o abusan del alcohol.” 

Un mito, que los psicólogos hace años que han demostrado que no es cierto.
Los maltratadores existen en todas las sociedades, son ricos, pobres, analfabetos, titulados, obreros, jueces etc. no suelen hacer demostraciones de violencia con los amigos, ni en el trabajo, es mas muchos amigos se sorprenden al saberlo.

¿Cuál es el punto de unión entre todos?  La desigualdad de género, la creencia de que las mujeres somos inferiores,  por lo que solo ejercen la violencia en casa, donde es el dueño y señor.

“Las mujeres maltratadas pertenecen a familias que tienen problemas económicos, sociales o son de determinados grupos étnicos.”

Cualquier mujer es vulnerable a ser maltratada, yo diría un poco mas: La mayoría de las mujeres hemos sido maltratadas psicológicamente alguna vez. No importa de que tipo de familia vengamos, lo que importa es que si el hombre con el que convivimos, o es pareja o es novio , cree que somos inferiores, y poco a poco desde el noviazgo va ejerciendo ese machismo que lleva inculcado desde pequeño.


“Los casos de maltrato son casos aislados y puntuales, no es algo que tenga que alarmarnos socialmente de forma especial.”

Nada mas lejos de la realidad, el maltrato es continuo, en lo que va de año en España han asesinado a 29 mujeres, y seguimos escuchando noticias , que dicen : “muere una mujer…” No muere, es asesinada.

El informe de la OMS del año 2013  ( Organización Mundial de la Salud) decía:

“El 30% de las mujeres de todo el mundo sufren violencia de género por parte de sus parejas y que el 35% la sufrirán, en la pareja o fuera de ella, en algún momento de sus vidas.” 

Estas cifras han aumentado considerablemente en estos cuatro años.



“Los malos tratos son incidentes por pérdida de control momentáneo.”

Un mito que a muchas mujeres les cuesta la vida, el hombre que maltrata una vez, lo volverá a hacer, una y otra vez.

No es que su pareja anterior sea horrible, como te puede hacer creer y que el pobre en un arranque de ira “puntual”…no nos dejemos engañar, a veces creo que las mujeres deberíamos hacernos amigas de las  ex y estas ser corporativistas y contarnos la verdad de su relación. Probablemente salvaríamos algunas vidas.

“Solo el maltrato físico es peligroso”

Esta es mi gran caballo de batalla. No suele empezar con el maltrato físico, suele haber un maltrato psicológico anterior, que no vemos, o que no queremos ver porque el amor nos ciega y es dificil aceptar lo que está pasando con la persona que amas.

El maltrato psicológico es el que va haciendo que nuestra autoestima baje, que nos separemos de nuestros amigos, que pongamos nuestra vida solo en manos de nuestra pareja, y estemos solas.

Al maltratador psicológico insulta y humilla y le basta una mirada para que la mujer actúe como el hombre quiere.
Las consecuencias del maltrato psicológico son tan destructivas como las del maltrato físico, nos van haciendo pequeñas, insignificantes ante el maltratador, y nos destruye poco a poco...Es el maltrato oculto y casi imposible de probar.

“Con el tiempo el maltratador puede cambiar y la situación de maltrato desaparecer.”

No es cierto, aunque nos cueste pensar que nos hemos enamorado de esa persona, no podemos cambiarla, al contrario, los malos tratos van en aumento, cada maltrato supone mayor peligro, cuanto antes se rompa con esta situación mejor.



“Es imposible romper con una relación de maltrato”.

Nada mas lejos de la realidad, hay muchas mujeres que han demostrado que se puede, hay que buscar ayuda, denunciar al agresor y tener confianza en si misma.

La denuncia es la mejor forma de parar el maltrato.

No es una solución sencilla, e intervienen muchos factores, por eso tenemos que seguir concienciando a la gente que denuncie, que no pase de largo ante la violencia, que nos preparemos en igualdad para ser capaces de ver y entender lo que a muchas mujeres les pasa en una sociedad machista….que pierden la vida.




viernes, 12 de mayo de 2017

LO QUE MAS DUELE



Una vez mas, un hombre por el odio que corría por sus venas ha sido capaz de asesinar a su propio hijo para castigar a su ex mujer.

Y una vez, si hablo de patriarcado, feminismo, lenguaje de genero, alguien con los ojos puestos en mi escrito creerá que son cosas diferentes, porque todavía no tenemos consciencia de la realidad que nos rodea.


Pero hoy, solo voy a volver a gritar ese BASTA YA, que parece que no basta, que parece que nos hemos acostumbrado a que cada dia sean más las  mujeres y los inocentes asesinados por sus parejas, ex parejas, novios ó padres.


La mayoría de las mujeres que sufren maltrato, si echan la vista a tras, casi son conscientes de cuando rozó su consciencia que ese hombre no era el indicado, pero esperamos, deseamos que ese “mal pensamiento se nos vaya”, y  que lo que sucedió ayer no volverá a pasar, y seguimos un poco mas, y tenemos hijos, creyendo que nuestra vida va a mejorar, por esa educación sexista que nos han trasmitido: se paciente, seguro que venia cansado, está mal visto que te separes….


El sigue, cada día, poco a poco, separándonos de nuestros amigos, de nuestra familia,  y poco a poco  vamos callando nuestro dolor y ellos van bajando nuestra autoestima hasta sentirnos nada, cansadas de escuchar “que harías sin mi” ,“ estas loca”, “no vales para nada”, “eres una vaga” .

Un día te levantas “fuerte” y decides denunciar, o decides sepárate, y empieza  el otro calvario, que son las instituciones, si el maltrato ha sido psicológico “solamente”, tienes que  demostrar,  demostrar, y demostrar.

Si has sufrido un maltrato físico, y tienes marcas, a lo mejor consigues una orden de alejamiento, y crees que vas a descansar pero no es así.

Los maltratadores siempre están a la vuelta de la esquina de tu casa, siempre atemorizadas pensando donde lo voy a encontrar  ó que es lo próximo que me va a hacer.

Y esa es su frase preferida, “te voy a dar donde mas te duele”....después de otras muchas.



Y tu que ya eres consciente de que tienes a un asesino rondando tu puerta, vas una y mil veces a ver si puedes intentar denunciar, o la psicólogo nuevamente, o al abogado otra vez….hasta que ves que las instituciones son la otra parte del maltrato.

 Y descubres que ese hombre no está loco, que piensa, premedita, y actúa y nunca se va a pegar un tiro así mismo, de desesperación, al menos no antes de dártelo a ti, o dárselo a sus propios hijos.

Y una vez mas, los jueces nos demuestran que no son conscientes hasta donde llega la  gravedad de sus juicios.

Por una parte a un buen padre, no le dan la custodia compartida “porque no están acostumbrados” y por otra dejan a los hijos con un maltratador “que si está demostrado.

¿Los jueces se leen los procesos ?¿Tienen tiempo para hacerlo?¿O tienen un secretario que los lee y decide por ellos?



¿Y ahora qué? Y ahora de que valió denunciar, de que valió todo lo dicen las leyes, si no terminamos de rematar la faena nunca???

¿Cuántas mujeres tendrán que morir cada día para que todas las administraciones actúen con severidad y cumplan los protocolos?

¿Cuántos niños y niñas  inocentes, tendrán que vivir aterrorizados, violados ó asesinados hasta que nos demos cuenta que tenemos que empezar a educar en igualdad?

Estamos cansadas de esta desproteción que sentimos, estamos cansadas de ser invisibles para esta sociedad, donde cada día una mujer es maltratada o asesinada en manos de su pareja.

Es hora de tomar las riendas con el rigor mas absoluto con estos delitos, que aumentan cada dia, que nos demuestran que el sistema  en estos momentos, está fracasando.

Señorías, a las mujeres y a nuestras hijas e hijos nos están matando como si nuestra vida no valiese nada, en pleno sigo XXI.

¿Desean ustedes volver a la invisibilidad absoluta de las mujeres como cuando éramos  cambiadas como el ganado o simplemente perdieron la conciencia de lo que vale la vida?


No nos dejaremos invisibilizar.

No dejaremos que nos pisoteen.

Lucharemos hasta el final por nuestra vida.

Queremos ver la cara de todos aquellos acosadores, maltratadores y asesinos de violencia machista.

Y seremos lobas si alguien quiere tocar a nuestros cachorros.

Lograreis que el odio y la rabia sea tan fuerte, que seamos capaces de asesinar, para prevenir que toquen a nuestros hijos y hacer nuestra propia justicia.

Porque como bien sabéis, nuestros hijos, es lo que mas nos duele.

¿Es eso lo que quiere la justicia?  Espero que no.