miércoles, 3 de febrero de 2010

Que viene el coco

El maltrato.
Un tema duro.
Para todos.
Pero, más que nada, para los niños.
Sienten un miedo espantoso.
Escuchar a tu madre chillar no es bonito.
El mero hecho de que la puerta de la casa sea abierta por el alcohólico de tu padre...
Ya viene.
Ya viene el coco.
Cuidado. No te metas. Nunca te han dado. Pero su mirada te mataría si lo haces.
Ya cuando lo ves con un cuchillo, te estremeces. Hasta te orinas encima.
Cuidado. Que viene el coco.
Tu mamá tiene un bebé en la barriguita. Cuidado, que el coco le ha pegado antes de nacer.
Shuuuuuuu....Duérmete, niña. Duérmete. Que el coco está con mamá.
No querrás que venga a darte tu merecido, ¿verdad?
La niña que desea que papá muera. La niña que lo pide con ganas.
Shuuuuuuu....Lo mismo...lo consigue.
Pero que no se entere el coco.
Vendría a por tí.

17 comentarios:

angela dijo...

Hola!El maltrato es muy duro ,y cuanto mujeres en el mundo oculta el miedo es mas duro ... pero ahora hay :telefono de la esperanza ,hay muchi o para mujeres pedir su derechio y los niños para vivir mejor ....sin miedo del ;coco;
Un saludo!

Mar dijo...

Uffffffff Agata has conseguido que me meta en la piel de esa niña, Dios cuando parara esto??

Basta Ya!!

besitossssssssss

Angus dijo...

Has conseguido con tu texto ponerme los pelos como escarpias... duro, brutal... ¡ En qué mierda de sociedad vivimos, qué consentimos ese silencio!. Me encanta lo que has escrito. Esa suerte de nana terrorífica.

BRILLI-BRILLI dijo...

Una gran lucha de la sociedad que no está ganada,pero espero y deseo que en un futuro ganemos esta gran batalla.
Besos

Cele dijo...

Inhumano y repulsivo coco, que tendria que ser repudiado por los que le rodean. Por que el coco no sabe respetar y no merece respeto. Pero hay coquitos que prefieren mirar hacia otro lado, por comodidad tal vez, por que es mas facil. Y no se dan cuenta de que los cocos proliferan.
Pobres niños y pobres sufridores del coco, que si consiguen salvar la vida, esta, les queda marcada para siempre.
Un poco de empatia no vendría mal en este mundo donde todo son teorias y muy pocos hechos.
Un gran abrazo

Markesa Merteuil dijo...

Y el coco siempre viene a por aquel que vio como testigo un maltrato, ya que quien lo observó finalmente acaba o bien por ser coco o bien por renunciar a disfrutar ya que los miedos le pueden.

Agata dijo...

Me ha costado escribirlo.

menta fresca dijo...

a veces, lamentablemente el maltrato no viene de él sino de ella, entonces quieres simplemente desaparecer, te acurrucas en el rincon de tu habitación, cierras los ojos y pides a Dios que todo termine...

Lely Vehuel dijo...

Terrible y en el mundo hay mas.Siempre paso , porque visitar a mis amigos y amigas me alimenta en letras y disfruto mucho de leerte, suman las imágenes, seguiré pasando siempre.

PD: Ando siempre con tanto trabajo que voy de prisa y me olvido de felicitarte por tu blog, te digo está muy bonito, te felicito. Mucha Luz y hasta pronto

Basileia dijo...

Convivir con un coco, atestiguo que NO es nada sencillo, pero más dificil aún, es saber que el mundo cercano que rodea a esos niños/as, NO quieren verlo y NO hacen nada, y menos aún esta justicia que tenemos en España, esta es otra triste realidad.
Duro relato, pero como ya dije en otro comentario, cualquier parecido con la realidad, NO ES PURA COINCIDENCIA.

Saludos!!

Luna. dijo...

He sufrido abusos sexuales en mi infancia y episodios de maltrato. Antes de ser consciente de lo que me había pasado, veía esas imágenes en mi cabeza y no las relacionaba con nada de mi asquerosa vida hasta el momento. He tenido multitud de parejas que me han maltratado, física y psicológicamente, en mi familia también, algo de maltrato físico, por parte también del abusador, y mucho maltrato psicológico por parte del resto de la familia, complice con el.
Me di cuenta, hasta hace unos años que conocí al que ahora es mi marido, una bellísima persona, que antes, sin darme cuenta, buscaba siempre parejas que me maltrataban, no entendía porque, pensaba que era cuestión de mala suerte y que casi todos los hombre eran así. Es una manera de seguir con el rol de humillación que has tenido toda tu vida, de que no vales nada, que no mereces nada mejor. He tenido también 11 años de anorexia y bulimia, que se dice pronto, es otra manera de maltratarte a ti misma, junto con el maltrato de las parejas y el maltrato psicológico de la familia después del abuso, es un cóctel explosivo muy difícil de sanar.
Poco a poco, con tiempo y mucha fuerza y comprensión, aunque sea solo por parte de una persona, se puede ir consiguiendo subir esta autoestima que nos han dejado con el listón por los suelos.
Cuesta pero una vez empiezas ¡vale la pena!!!Aún me queda mucho camino pero espero conseguirlo.
Un abrazo y fenómeno el blog, me gusta mucho!

Paco Merlo Ansin dijo...

Hola! Si has perdido tu paraguas quizás lo encuentres en mi blog. Si coges otro no pasará nada, si no lo necesitas o no te gusta ninguno puedes llevarte de recuerdo alguna de mis fotos para tu blog o para lo que quieras, me sentiré muy halagado.
Ansin soy yo!

Kim Basinguer dijo...

Me duele hasta leerlo,¿cuando podremos controlar esa ira que nos hace tan inhumanos?

VENTILADORCULAR dijo...

Malnacidos. Quizás habría que pensar en algún castigo más grave para estos monstruos. Besos

irene dijo...

Lo siento, pero tengo el mismo deseo que la niña, que mueran todos esos asquerosos "cocos"
Me enferma pensar en situaciones como esta.
Muy bueno el relato, Ágata, un beso.

JAM dijo...

Y lo peor de todo es que hay personas de las cuales no sospercharias jamás que son capaces de cometer estás atrocidades, a madres, hijos...
No lo soporto..

Cuidate!

"MISS VERY" dijo...

Hola!!!

¡excelente blog!
conmovedor el relato...
gracias por compartir estos relatos con nosotras!!!impresionante... y hoy el maltrato es tanto a hombres como mujeres...

Un buerte abrazo