miércoles, 21 de enero de 2009

Sabor agridulce

Una noticia me ha dejado un regusto agridulce: un hombre ha salvado la vida de una mujer que estaba siendo agredida en plena calle por su ex pareja.

El agresor, como ocurre en tantos casos, español. La víctima, extranjera. No nos olvidemos de las estadísticas, claro: buena parte de las violentadas son extranjeras, pero también buena parte de los agresores de éstas son españoles. Ahí no nos vale el tópico que reza que hay más violencia machista desde que hay más inmigrantes.

La noticia, decía, me deja un sabor agridulce. Dulce por el hecho de que la víctima ha logrado sobrevivir y no sólo eso, sino que ha sido ayudada por un conductor (también extranjero), que la ha amparado en su vehículo hasta que llegaron los servicios de emergencias. Pero este hombre no fue el único que la socorrió. Gracias a las intervenciones de otro viandante, decía, se logró no sólo salvar una vida, sino retener al agresor hasta que fue detenido.

Dulce, pero agrio también. Agrio porque no debería ser precisa la intervención de nadie para ayudar a alguien ante un caso de agresión. Pero seguimos escuchando día tras día las secuelas de este terror. Y leemos las estadísticas. Y muchos se echan las manos a la cabeza, porque han aumentado las denuncias. Parece ser que en este país muchos ignoran aún que el grueso de las maltratadas jamás comenta su sufrimiento. En muchos casos no son conscientes de que realmente están siendo victimizadas, ya que el maltrato se acomete desde el ámbito psicológico de forma sutil y continua hasta que el agresor logra minimizar los arrestos y la autoestima de su víctima. Otras, por miedo, pues creen (y los hechos les dan la razón, dado que seguimos despertándonos con noticias de crudentísimos asesinatos de mujeres, pese a que a favor de alguna de las cuales se había dictado una orden de protección) que al menos al lado de su agresor saben por dónde les vendrán los golpes.

Es loable, por supuesto, la valentía esgrimida por quienes ayer salvaron la vida de una nueva mujer víctima de violencia de género. Implica, desde luego, un compromiso social que hasta ahora no se había visto y que muchos creían que se vería seriamente dañado tras las consecuencias derivadas de la ayuda del profesor Jesús Neira a una mujer que, posteriormente, cuando él se debatía entre la vida y la muerte, negó estar siendo víctima de violencia de género. Es loable la acción para poner freno a la masacre diaria, pero la protección de las víctimas no se puede dejar al azar ni a la buena voluntad de quienes observan (si es que el suceso acaece en el ámbito público) Es preciso, por tanto, que se establezcan medidas efectivas que contribuyan a erradicar esta lacra. Medidas reales de protección y de penalización severa de los agresores, pues muchos parece ser que se creen impunes.

18 comentarios:

Dorn dijo...

es dulce, sin duda, veamos lo positivo ;)

MATANUSKA dijo...

por lo menos hay gente que todavia ayuda a otras personas.

DianNa_ dijo...

Si todos nos "mojáramos" un poco más, no habría tanta violencia, es que algunos ven normal o no lo quieren mirar...

Besos, nena

Carmen dijo...

Al menos podemos alegrarnos de que todavía hay gente que ayuda a otras que están en peligro.

Un besito y buen miércoles

dezaragoza dijo...

Lo peor es que son prácticamente impunes. Completamente a favor de este post, un saludo y ánimo, sigue escribiendo.

Mar dijo...

Menos mal que hay gente que no se queda indiferente mirando...

Besitossssssssss

BRILLI-BRILLI dijo...

Rechazo total a cualquier clase de violencia contra la mujer,nunca hay que olvidar la violencia piscológica,muchas veces peor.
Besos

Stanley Kowalski dijo...

La noticia ya es toda dulce, alguien la defendió, y en Argentina, son palabras mayores.

Besos.

Alicia dijo...

Vivimos en una sociedad deshumanizada e impasible ante cualquier tipo de violencia. Es de agradecer el gesto de ayuda..Pero no es suficiente, hay que erradicar la bestialidad machista y de cualquier tipo.
Nos estamos acostumbrando a ver cada día guerras, accidentes, asesinatos..Es algo cotidiano.
Hace 4 años sufrí un desmayo y me golpeé en la cabeza, perdiendo la conciencia. Estuve más de dos horas en el parque del Retiro tirada a punto de desangrarme, sin recibir auxilio de nadie..hasta que algún transeunte "valiente" llamó a la policía.. Es triste lo que nos está pasando, en general.
Saludos.

Agata dijo...

Caramba(por no poner otra palabra)Alicia.Me cuesta creerme que pasen cosas como la tuya.Pero ahí explicas hasta qué punto somos todos unos imbéciles cobardicas.Que parece que vivimos dentro de una película y no podemos "rozarnos"con el protagonista al que pegan o le sucede algo raro.Que parece que vivimos en un plano paralelo...jo.

cRiS dijo...

Habrá que ver el lado positivo del asunto...hay gente que se preocupa y no le resultan indiferentes estas cosas.
Gran acto de valentía :)

kayako saeki dijo...

no a la violencia machista!!!
no a la violencia con los animales no humanos!!!
no a la violencia policial!!!
no a la violencia del estado totalitario!!!
no a kualkier tipo de violencia!!!


Me enkanto vuestro blog enhorabuena..

Paqui dijo...

Cuando terminará esta lacra? Todos debemos poner de nuestra parte y afortunadamente aún queda gente que cuando ve estas cosas, no pasa de largo y ayuda en la medida que puede.
Un besito

menta fresca dijo...

Yo he quedado agradablemente sorprendida de la reacción de las tres personas que la ayudaron. Con éstas, ya son cuatro las personas que han ayudado en dos casos de violencia de género y la primera de ella quedó muy mal herida.
Quiero ver una luz de esperanza al menos en la sociedad. Ya no se quedan parados ante tal atrocidad cometida en medio de la vía publica.
Y referente a lo que comentas sobre las secuelas psicológicas que nos quedan a muchas de las mujeres que hemos sufrido malos tratos, te puedo asegurar que duelen, son malas, te hacen sentir por siempre culpable. Culpable de que? Yo aún continúo disculpándome de algunas cosas, pero por que!!! Creo que no volveré a ser jamás, la alegre y sonriente mujer que era antes de conocer a mi ya ex-maltratador. Ojalá no vuelva a aparecer ya más por mi vida, a pesar de tener todavía, causas judiciles pendientes.
Una luz a la esperanza, por todas.
Gracias.

loose dijo...

Vi la noticia el otro día y lo primero que pensé fue,- por lo menos aún queda gente buena en el mundo-. Porque en los tiempos que corren es muy complicado encontrar gente con una gran calidad humana.

Saludos.

AnuKa dijo...

Escuché la noticia en la radio. Al "salvador" le hicieron entrevistas en distintos medios de comunicación y parece ser que hasta el gobierno catalán estudiaba la posibilidad de darle no sé qué medalla a no sé qué mérito, hasta que, y aquí viene lo bueno, el susodicho acumulaba 6 denuncias por violencia de género...
¿Qué me decís?, ¡surrealista!

Gildo dijo...

Stop a cualquier violencia, se trate de genero o por guerras o lo que sea.
Un saludo y enhorabuena por el blog.

Silvia dijo...

hola!fuerte la noticia..pero el hecho es que alguien se detenga para ayudar a otro ser humano en estos tiempos ,es muy grato...
lastima que la violencia no termine nunca..
cariños.
silvia cloud