lunes, 4 de junio de 2018

Eyvi Ágreda




Una mujer mas es asesinada en el mundo.

Este mundo donde ya empezamos a ser solo un número mas, para las listas de las encuestas, porque a los de nuestro alrededor no les importamos absolutamente nada.

 Siempre tenemos una excusa para mirar hacia otro lado, nuestra cobardía va por delante de nuestro deber, no solo como ciudadanos de socorrer a alguien que está en apuros, sino como personas humanas , porque cualquier día puede sucederle a alguien de nuestra familia, y "nos encontraremos con la horma de nuestro zapato".

Eyvi  Ágreda tenia 22 años, toda la vida por delante y un estúpido asesino  llamado Carlos Javier Hualpa, decidió que si ella no quería estar con el iba a matarla...y lo pensó y lo preparó y lo hizo.


Sucedió en una gran ciudad como es Lima y en el precioso distrito de “Miraflores”, donde hay una población de mas de 90.000 habitantes.


Eyvi estaba en un ómnibus con mas personas dentro, ¿ Que les sucedió a las personas de alrededor, incluido el chofer, para ser incapaces de hacer algo por ella?.

Todavía  hay personas que creen que los hombres tienen todo el derecho del mundo para hacer con nosotras lo que les de la gana, es la única forma de entender,  como  al menos 10 personas son  incapaces de mover un dedo cuando ven que un hombre increpa a una mujer, saca de su mochila  una botella con gasolina, rocié a la mujer con ella, prenda fuego en mas del 60% de su cuerpo…¡¡ Y nadie se ha movido del sitio!!

Según cuenta la noticia otras 9 personas sufrieron  lesiones y quemaduras, además de Eyvi.

¿Era un autobús de ciegos sordos y mudos?


  Creo que había que empezar a plantearse si los “mirones” deben tener una penalización por “falta de auxilio”.

¿No está tipificada una infracción por  la omisión del deber de socorro en todo el mundo? 

Los gobiernos del mundo, deberían preocuparse mas de educar a la ciudadanía en igualdad que en enriquecer sus bolsillos, cobrar esos grandes sueldos, cualquier día la asesinada puede ser su hija o su mujer o su hermana, o  el asesino de mujeres puede ser cualquier hombre de su entorno.



Si no nos damos prisa en desaprender lo que hemos aprendido tan mal, vendrá la siguiente generación mas violenta, y esto no habrá quien lo pare.

La poca conciencia del machismo y la falta de formación de las personas que forman partes de las  propias instituciones, hace que se hagan afirmaciones tan machistas y erróneas con  la opinión de un parlamentario que atribuye el incremento de la violencia contra mujeres y menores a "personas con trastornos psicológicos y psiquiátricos".
Nada mas lejos de la realidad.


 Está comprobado que es un “regalo envenenedado” del patriarcado, que nos indica en cada acción, en cada momento consciente e inconscientemente que los hombres están por encima de  las mujeres,  que las mujeres blancas están por encima de las negras, y que las negras están por encima de las que tienen alguna capacidad diferente.

El patriarcado es un caldo de cultivo para el machismo y el machismo mata.

Esta mala construcción de la sociedad, hay que aprender a deconstruirla  y construirla de nuevo, para ello no nos queda mas remedio que iniciar un nuevo camino a la educación en igualdad.

Cada persona es única en si misma y todas somos una en conjunto, o así debería de ser y nuestros esfuerzos deben de estar unidos para que ninguna personas sea oprimida por otra.


Estas son la cifras de la ONU :

Se estima que el 35 por ciento de las mujeres de todo el mundo han sufrido violencia física y/o sexual por parte de su compañero sentimental o violencia sexual por parte de una persona distinta a su compañero sentimental en algún momento de su vida. Sin embargo, algunos estudios nacionales demuestran que hasta el 70 por ciento de las mujeres han experimentado violencia física y/o sexual por parte de un compañero sentimental durante su vida.
 
En España  el 53% de las muertes violentas de mujeres, han sido a manos de sus parejas o ex parejas.
 



El análisis de las estadísticas oficiales de violencia concluyó que "la cifra de 2016 señala un cambio en la tendencia, pues la tasa aumenta ligeramente por encima de la registrada en 2013, pero implica un promedio de 7,5 asesinatos de mujeres por día".



No nos basta que Jorge Muñoz, alcalde de Miraflores “repudie el acto”, queremos protocolos, leyes y educación feminista. Es hora de que los hombres dejen de decir y decidir por nosotras, somos suficientemente validas ( tanto como ellos) para hacerlo por nosotras mismas.

…y si hace falta enseñarles como se hace.







No hay comentarios: