miércoles, 4 de junio de 2008

No quiero ser como tú.


A todas las personas maltratadas por su pareja. En este caso, ficticio, es una mujer. Pero hay muchos hombres...


No, no quiero ser como tú. Alguien que se levanta por la mañana con ganas de fastidiarme la vida. No quiero. Quiero levantarme con ganas de vivir.
No quiero ser como tú, ese que usa sus manos para dejármelas señaladas en zonas de mi cuerpo que nadie ve. Para eso eres muy listo... Yo quiero dejar señalado el cuerpo de besos y abrazos a todo el mundo que me quiera. Que tengo cariño para dar a espuertas.
Tampoco quiero insultar. Quedarme paralizada del horror cuando de tu boca salen sapos y culebras envenenados. Sentirme anulada y que tú te sientas más importante que yo. Ser importante no es decirme que soy una inútil, no es decirme que no valgo para nada, no es decirme que sólo tú ganas el dinero y tienes derecho a decir que aquí se hace lo que tú digas. No es obligarme a mantener relaciones contigo cuando me das asco y miedo. Cuando mi alma sufre los dolores de la tortura. Quiero amar a quien me ama.
No quiero que mis hijos vean lo que me haces, escuchen lo que me dices, crean que esas cosas son normales. No quiero que sean futuros maltratadores o futuros maltratados. Quiero que se parezcan a mí. Quiero que cuando sean mayores sean mejores personas que tú. Que amen, que respeten, que mimen, que escuchen, que sonrían, que sean felices...
Ahí te quedas. Es por ellos y, sobretodo, por mí que te dejo esta carta. Te he denunciado. Basta ya de tanta historia paralela. Una, la que ven los demás. Otra la que sufro yo. Nada ni nadie me garantiza que las palizas que me das no me van a matar. Ni sé si empezarás a golpear a mis hijos. Yo valgo mucho más que tú. Y debo cuidar a mis hijos como tú nunca has hecho. Por ellos voy a salir adelante. Ahora me queda limpiarme las últimas lágrimas que estoy echando mientras escribo esto. Porque yo te amé. Quizás más de lo que debieras y merecieras. Fuera lágrimas. Tengo el coraje suficiente para buscar ayuda, trabajo, estabilidad, un nuevo hogar. Que no todo el mundo está equivocado, como tú me hacías ver. Que la familia y amigos están ahí, para lo bueno y lo malo. Aunque eso es lo mismo que nos dijo el cura. Yo te tuve a ti sólo para lo malo.
LLAMA AL 016. SI TE MALTRATAN O SI SABES DE QUIEN LO HACE O LO SUFRE.
Foto del Flickr. Autor: jungledrumsonline.

7 comentarios:

@ngelito dijo...

Es vergonzoso que vivamos en una sociedad en la que cada día haya mas machismo y demasiada violencia de género. Cuanto cobarde anda suelto que no sabe hacer otra cosa que pagar con su pareja su infelicidad y falta de aceptación.

Espero que estoy que has escrito haga reflexionar a todo aquel que lo lea. Enhorabuena, me uno a tí en esta causa.

Un beso

Veca dijo...

Oh, Agata! Así que al final te decidiste a participar!!! Bienvenida!!

Sobre el tema del post, ya comenté en tu blog......

Monotributo dijo...

quiero decirte como te adora quien por amarte vive en delirio GUAPA

el escríba dijo...

Es muy desagradable este tema,pero es real. El maltrato empieza desde que no hay buen trato. Y son cobardes y dependientes las personas que creen que alguien les pertenece.,mas enfermizo cuando es de la familia. Libertad y saludos!

Dita Ciccone dijo...

desde luego, apoyo la causa, un beso
volveré por aquí

bardinda dijo...

Me ha gustado tu escrito muy acertado. Es triste que sea algo que cada dos por tres esté saliendo en la tele. No debería existir ningun tipo de maltrato, ni infantil, ni a mujeres ni a hombres, todos somos personas.

Un saludo,

el hombre de la baraja de la derrota dijo...

en todo de acuerdo contigo