viernes, 2 de mayo de 2008

Mentiras en cada escaparate...

Nos venden que la violencia de género va aparejada a la marginalidad; nos venden que el violento carece de educación, de cultura, de medios económicos; nos venden que existen príncipes azules; nos venden que la mujer ha de saber llevar una relación; nos venden que hemos de tener paciencia e ir adecuando nuestra pareja a nosotras, al modelo de familia ideal que nos venden y, por tanto, hemos asumido como óptima; nos venden, nos venden, nos venden... Y todo son mentiras.

Ninguna mujer, ningún individuo, está a salvo por hallar en su camino a una pareja pudiente, culta, de conducta irreprobable en el ámbito público; ninguna mujer, ningún individuo, ha de tener que limitar sus afanes para evitar incomodidades en su compañer@; ninguna mujer, ningún individuo, debe conformarse con alguien a medio hacer; nadie ha de comprar aquello que no necesita, por mucho que nos vendan la urgencia.

¿Quién invierte sus ahorros (su vida) para hacerse con arena en el desierto?

Lo más curioso es que todavía hay quien afirma que somos neci@s por no seguir la pauta. Y algun@s somos tan neci@s que finalmente claudicamos. Y algun@ es hasta feliz asumiendo el rol impuesto, o infeliz pensando que el fallo está en un@ mism@ por no saber llevar una relación en función de la dominancia y de la desigualdad (algo que ocurre tanto en las culturas patriarcales como en las matriarcales) que nos inculcaron desde pequeñ@s.

En nuestra mano está romper la pauta. En nuestra mano está el no juzgar a quien elige un camino alternativo al que nos han vendido como deseable, aunque a nosotr@s nos satisfaga el haber optado por él.

La presión social todavía condiciona a much@s a ése conformarse con menos a fin de no ser distint@s al común.

Trabajemos, pues, por la libertad empezando por nosotr@s mism@s sin envidiar aquello que se nos antoja ideal; desde el ámbito de lo público hasta el más violento se comporta como la pareja perfecta, atenta, cuidadosa, detallista... Dejemos que cada cual elija su camino y conminémosle a hacerlo según su criterio, y no según el impuesto socialmente. Pero démosle también la llave para alejarse cuando lo crea conveniente y tachemos el tono peyorativo con el que se pronuncia ése: "Los jóvenes de hoy en día no aguantan nada". Nadie tiene que aguantar nada.

No permitamos que nos engañen las mentiras de los escaparates, ni los sepulcros blanqueados. Sólo desde la libertad de elección podremos hablar de elección. Y sólo desde la elección serena podemos construir nuestra felicidad.

11 comentarios:

MoHiKaNa dijo...

Me quedo con este párrafo que me ha ha hecho tilin, tilin:

"""Sólo desde la libertad de elección podremos hablar de elección. Y sólo desde la elección serena podemos construir nuestra felicidad."""

Biquiños.

Veca dijo...

Hace mucho tiempo oí una frase que recuerdo cada vez que hay una muerte de este tipo, decía algo así como que hay maltratadores ricos y maltratadores pobres. La única diferencia es que los ricos pegan con el palo de golf y los pobres con una estaca de madera.

El monstruo de Austria era un señor pudiente, un ingeniero, con millones de euros, varias propiedades y que se iba de viaje a Thailandia.

P.D. Según la encuesta del origen de los blogueros que nos visitan, han llegado a este blog desde el Ministerio de Asuntos Sociales y desde la Guardia Civil. No es sorprendente???

Chousa da Alcandra dijo...

Está claro que hay malas personas con y sin dinero. Tampoco el nivel de estudios (me resisto a llamar culto a un ser que hace este tipo de daños) establece diferencias.
Es tarea de todos el aislar y erradicar de nuestra sociedad este tipo de ponzoña.
Ojalá pudiéramos percibir que estamos en el camino. En todo caso, la caminata más grande empieza siempre con un pasito.

Un bico!

Anastasia R. dijo...

Increible post.
Estoy de acuerdo con que nos venden cosas que no son posibles, que son mentiras. Y que por esta razón, y a veces incluso por miedo al "que diran", much@s callan los que les esta sucediendo.. Porque prefieren aparentar que son felices y callarse, a que el mundo sepa que no lo son.. Una lastima que esto pase..

No hay mucho que se pueda agregar a un post como este.. muy bueno realmente..

Mer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mer dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada, estoy completamente de acuerdo con ella, lástima que no todo el mundo vea la vida de una forma así de transparente y sencilla.
Todo lo contrario, hay quien todavía la ve así (escrito por una mujer)

Bicos

La Rosa Linda dijo...

No compremos y enseñemos a no comprar. Nuestra labor no está solo en ser, sino en enseñar a ser.
Creo que de ahí nació este blog.
Enhorabuena por gritar

@ngelito dijo...

Una entrada que sirve como ejemplo a seguir. Enhorabuena de verdad. Pienso igual que tú. Yo no tengo pensado seguir lo que esta sociedad nos impone. Ni veo televisión, ni pienso casarme, ni tener hijos, ni tengo pensado en tener una pedazo de casa, ni un armario lleno de ropa cara, ni nada por el estilo. No me dejo manipular por la publicidad ni por nadie. Hay que saber escoger y decidir uno mismo. Tener las ideas claras y cerrar los ojos a la basura que nos están vendiendo día a día.

Soy sencillo, me conformo con lo justo y lo único que me importa es sentir este preciso momento. Hoy estoy vivo y puedo respirar, comer, beber, llorar, reir,etc, etc, etc. Mañana quien sabe lo que ocurrirá, pero no me preocupa ...

irene dijo...

Hay que tener libertad para pensar, no dejar que lo hagan por nosotr@s, nadie en su cabal juicio, puede pensar que todas estas atrocidades son normales o no tienen remedio.
Bicos.

Markesa Merteuil dijo...

Mer... no puedo acceder al enlace que dejaste...