viernes, 25 de abril de 2008


7 comentarios:

Markesa Merteuil dijo...

Los corazones... cierto... es en nombre del presunto amor por el que se justifica el silencio. Es el "exceso de amor" el que justifica la ira (los miedos). Qué mancillado que está el amor.

MoHiKaNa dijo...

Me ha encantado este montaje, realmente precioso¡¡¡.

Biquiños.

Kim Basinguer dijo...

Impactante.

irene dijo...

Ese odio, esa cobardía, es la reacción de seres inferiores que no soportan serlo. Es espeluznante y por desgracia, real.
Besos.

Veca dijo...

Coincido con Kim Basinguer: IMPACTANTE!!!

Pero al igual que las campañas de la DGT, que también lo son y mucho, no creo que esto sirva de mucho.

Markesa Merteuil dijo...

De todos modos, la violencia no siempre tiene huellas visibles y mucho me temo que ya hay quien calla o quien minimiza lo que le pasa por no tener cardenales que refieran su dolor diario.

Aunque no haya pruebas visibles, hay en muchos casos violencia y que no haya moretones ahora no quiere decir que no debamos alejarnos cuanto antes de alguien que no nos trata como consideramos que merecemos ser tratad@s.

keive dijo...

Los maltratadores son unos estrategas. Merman la mente de su víctima, alejándola de sus amigos y familia; poco a poco la obligan a que salga menos de casa, a que no se ponga esa ropa o que no se maquille... Luego llegarán los golpes, pero su autoestima está tan baja y su percepción del mundo tan alterada que no es capaz de dejarlo porque siente que prefiere morir antes que perderlo.
Tenemos que empezar a denunciar las humillaciones, la falta de respeto, los celos excesivos... que son cosas que no se ven pero que acaban con el alma de toda mujer