martes, 22 de abril de 2008

El No-Vivo

Entonces, liberas tu ira y tu mano se afila

para recortar una vida infeliz...

Tu corazón escupe sangre mientras en tu mente late una palabra:

QUIÉREME...QUIÉREME...QUIÉREME...

(silencio)

Después de treinta quiéremes punzantes se ha esfumado toda ilusión,

y te das cuenta de que no has matado a la indeferencia,

sino a ese ser tan bello que un día te AMÓ.

AHORA SÍ, TÚ Y TU ENAJENACIÓN SOIS LOS ÚNICOS SERES DE LA HABITACIÓN...


Una ventana, un corte en el cuello, una celda...

¿Qué más da cuál sea el epílogo?

Pues ya desde el primer insulto que le proferiste,

pasaste a ser un... Un NO-VIVO.

poema publicado en:

http://amargama.foroactivo.com

3 comentarios:

Markesa Merteuil dijo...

Nadie vence. La violencia no lleva a ningún sitio, porque el violento no logra su objetivo. La víctima nunca tuvo un primer plano, sólo fue una marioneta a la que movió con hilos tensos, a la que privó de agilidad, de arte, de... No la supo amar y no creció con ella. No representaron juntos ninguna obra, no fueron uno. Él, con su impericia, ahogó sus afectos. Él no supo merecer. Él, impotente, no supo buscar un lenguaje apto. Él, absurdo, perdió desde el primer momento en el que se declaró incapaz de demostrar amor.

Kim Basinger dijo...

Lo peor es que cada día somos más violentos, cuando nos hacen una faena conduciendo, cuando vamos a un partido de fútbol, cuando hablamos de política, cuando alguien no está de acuerdo con nosotros nos volvemos violentos.
Tenemos que volver a aprender lo que es ser pacifico, y enseñarle a nuestros hijos que no es sinónimo de tonto.

irene dijo...

Para estos seres, una celda para siempre, no vaya a ser que al salir, vuelvan a repetir la misma locura.